ETERNAL RUNNING

Más de 2500 atletas participaron ayer en la popular carrera que visitó Coín por primera vez

50

Cuando uno contempla el circuito final al que deben hacer frente los participantes de la eternal running tras haber completado los duros 10 kilómetros de carrera campo a través, entiende porque esta cita de carácter internacional levanta tantas pasiones. Una autentica gymkana deportiva, con pruebas tan divertidas como exigentes ponen el colofón a  una  carrera en la que la competición pasa a un segundo plano, y lo que importa es terminar y divertirse mientras se participa.  En grupo o individualmente, con amigos o familia, equipados como profesionales o disfrazados como en noche vieja, todo vale en esta prueba que desde primeras horas de la mañana de ayer reunión en el entorno de los llanos del nacimiento a miles de corredores procedentes de los más variados puntos de la geografía andaluza.