XX ANIVERSARIO

El Instituto Los Montecillos conmemora los 20 años de intercambio con Francia

36

Hace 20 años que un grupo de 40 estudiantes franceses acompañado de sus profesores llegaron por primera vez a Coín en una experiencia piloto coordinada entre el Instituto Los Montecillos y el centro Calypso de Montreuil-Bellay, a través de un programa de intercambio. De esa primera visita que poco después devolvieron los alumnos y alumnas y docentes españoles viajando a Francia, surgió un proyecto sólido que se ha repetido cada año desde entonces y que además de proporcionar a los jóvenes un mejor aprendizaje del idioma y la cultura, ha creado un vínculo personal entre dos poblaciones europeas separadas por 1.500 kilómetros pero unidas por la amistad.

Cada año por estas fechas llegan nuevos estudiantes que descubren por primera vez Coín y entablan relaciones con chicos y chicas de su edad y sus familiares, pero para los profesores, este viaje supone el momento del reencuentro con viejos amigos con los que hace 20 años que comparten esta vivencia.

Cada mes de febrero se repite la misma estampa desde hace dos décadas. Un grupo de alumnos y alumnas del Instituto Los Montecillos aguardan impacientes a las puertas del centro la llegada del autocar lleno de jóvenes entusiasmados que después de muchas horas de viaje desde Francia llegan a este punto de encuentro para compartir durante una semana actividades y vivencias con los alumnos de Coín.

Y también después de 20 años de relación entre los dos centros educativos, el acto protocolario de recepción en la Casa Consistorial se ha convertido en un reencuentro entre docentes, alumnos y representantes municipales que comparten lo mejor que pueden ofrecer. Este intercambio contribuye a fomentar la apertura de conocimientos culturales diversos de una forma directa y enriquecedora.

El Instituto Los Montecillos ha celebrado con alumnado, familiares y docentes el vigésimo aniversario desde que el centro puso en marcha el programa el intercambio con el Instituto Calypso, con detalles especiales en este viaje. Los estudiantes franceses vuelven a vivir las experiencias que ya han disfrutado los anteriores participantes durante estos 20 años.

Para la dirección del centro es una satisfacción cumplir estos 20 años del programa de intercambio, momento en el que se culminan unos objetivos planteados por el centro hace dos décadas como experiencia pionera.