INFORMACIÓN ERTE

El pasado uno de octubre entró en vigor una modificación sobre los expedientes de regulación temporal empleo

20

Desde que se declarase el Estado de Alarma en España el pasado 14 de marzo, han sido numerosas las empresas que han anunciado que se acogerían al Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para intentar paliar los efectos de la paralización de la actividad. Un mecanismo que tiene sus consecuencias tanto para los empresarios como para las plantillas de las empresas que lo solicitan.

Para el trabajador que se ve incluido en un ERTE las consecuencias son directas, en cuanto al cese de su actividad, pero también en cuanto al salario que percibe, los derechos que mantiene respecto a la empresa y en sus cotizaciones.

Una de las últimas novedades que se han incorporado a esta situación excepcional de los expedientes tramitados por causa del descenso de actividad motivado por la covid 19 se empezaron a aplicar desde el pasado 1 de octubre.

En el otro lado, el de los empresarios, existe una serie de condicionantes para poder solicitar la apertura de este tipo de expedientes en su plantilla.

El sector de las asesorías laborales y empresariales fue considerado uno de los esenciales desde el inicio de la pandemia, por lo que no han cesado su actividad, que muy al contrario, se ha visto incrementada en estos meses.

En esta entrevista María nos ha informado a grandes rasgos del funcionamiento y los plazos de los ERTES, pero se recomienda que  aquellas personas que quieran solicitar uno para su empresa o que como trabajadores se vean afectado por un expediente, acudan a un asesor que los oriente, ya que cada caso es particular y tiene unos condicionantes propios.

No obstante, una empresa no puede llevar a cabo un ERE en cualquier momento, ya que han de concurrir una serie de circunstancias y de condiciones, de manera que los ERE se reservan para aquellos casos en los que el despido se debe a circunstancias económicas, técnicas, organizativas o de fuerza mayor.