ESCUELA DE FAMILIAS

16

La escuela de familias clausura el curso con un balance positivo. 15 familias han participado en los talleres de formación. En el grupo de 7 a 10 años han participado 10 niños y en el de 11 a 15 años, 7 jóvenes. Todos los talleres se han desarrollado en sesiones de hora y media, dos días al mes, en semanas alternas.

Los talleres de los más pequeños son más lúdicos, los niños aprenden jugando y desarrollan habilidades propias. La gestión emocional, la comunicación, la creatividad, la atención y la concentración, han sido los temas principales. Y las herramientas utilizadas han sido música, teatro, dibujo, respiración, cuentos y juego libre. Así, se ha podido observar aspectos tan importantes de la personalidad del niño como el comportamiento social, emocional e intelectual.

El espacio de adolescentes se ha desarrollado la gestión emocional, mental y física. Los métodos han sido con un espíritu crítico, creativo, motivador y de respeto a la diversidad. Las necesidades que se han detectado y potenciado han sido la motivación, la autoconfianza, el respeto, la responsabilidad, resolución de conflictos, comunicación, emociones, conciencia de género, el autocuidado y el trabajo en equipo. Y las herramientas utilizadas han sido el coaching y la programación neurolingüística.

Los encuentros de padres y madres han cumplido el propósito de orientarles en el proceso educativo, ofreciéndoles recursos y herramientas. Además se ha hecho un trabajo individual con cada familia, con objetivos específicos cada trimestre para la resolución de algún conflicto.

La escuela de familias también ha desempeñando su labor durante el confinamiento a través de plataformas online, acompañando a las familias en la nueva situación. Todo lo aprendido ha servido para vivir de una manera más positiva y esta experiencia.