COMIENZA EL CURSO

Los siete centros de infantil y primaria de la localidad retoman las clases tras seis meses

42

Minutos antes de las nueve de la mañana, madres y padres acompañando a sus hijos aguardaban a las puertas de ambos edificio del colegio Carazony la apertura del curso escolar. Este año con un mayor número de accesos ya que desde el centro se ha previsto habilitar más entradas para evitar concentración del alumnado. En algunos casos los nervios han obligado a un madrugón mayor del habitual en esta vuelta a las clases tan diferente.

Desde el centro se mostraban satisfechos con el protocolo especial que hoy se ha estrenado y que regirá este inicio de curso en los próximos días. Un trabajo previo que ahora deberá continuar con una plantilla que se ha visto reforzada de cara a este particular arranque de año académico.

Por su parte en el colegio Lope de Vega unas vallas marcaban el punto hasta el cual podían acceder las madres y padres y donde el alumnado debía acceder ya de manera individual al interior del centro. Dentro el equipo docente aguardaba con muchas ganas este reencuentro que se ha postergado durante demasiados meses.

Las próximas semanas será el momento de interiorizar nuevas rutinas y de educar a los estudiantes en hábitos y normas que deberán cumplir para el buen desarrollo del curso.

Del otro lado encontramos disparidad entre progenitores y estudiantes, en cuanto a las ganas de arrancar el nuevo curso escolar. La situación es complicada pero, al menos los padres, entienden que es importante recuperar dinámicas y rutinas.

Y finalizamos el recorrido por los colegios de Coín en la cooperativa de enseñanza nuestra señora de Lourdes, donde también de forma escalonada y por clases los niños y niñas de infantil y primaria han ido accediendo a sus aulas. Distancia de seguridad, con marca en el patio para formar antes del comienzo de unas clases que el equipo docente ha echado mucho de menos en estos últimos meses.

El inicio del curso será especial y todos deberán acostumbrarse a un centro que también ha cambiado por dentro, aunque de momento serán los alumnos y los profesores los únicos que tendrán acceso a él.

Para los escolares también ha sido una jornada muy especial, con reencuentros en el patio y con las normas, más o menos aprendidas para estar en clase y relacionarse con sus compañeros.