En estos días previos las peñas ultiman los detalles para que todo esté a punto en las casetas este próximo fin de semana. Con mucho trabajo, aunque con muchas ganas de celebrar la romería. Pese a la tarea, los peñistas afrontan esta labor con la ilusión de que todo esté acondicionado el sábado cuando tras completar el camino acudan a sus casetas en busca del descanso. De momento toca pintura, colocación de toldos, comprobar las instalaciones de agua y luz… El intenso trabajo que acometen estos días tiene un valor especial y se realiza con ganas, para poder disfrutar de este momento tan esperado y vivir una gran romería. En definitiva, días previos a un evento de gran magnitud en nuestro municipio, que a pesar de ser una de las citas tradicionales genera siempre el nerviosismo propio de este tipo de actos, y que los asiduos a la ermita y al llano en estos días, lidian con una mezcla de compañerismo, preocupación por que no falle nada y mucha ilusión. #noticias #fiestas